Té gitano

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Entre todas las bebidas amables y reconstituyentes que puedes tomar en una gélida mañana de invierno, (ideal también para la tarde…), me quedo con el Té gitano. Penetrante, aterciopelado, con personalidad, aromático, con cuerpo y una suma de fragancias orientales ricas en  propiedades e intensidad.

Ingredientes:

  • Para una tetera de 1 l.: 1 litro de agua
  • Una cáscara de naranja (también puedes utilizar cáscara de limón)
  • 1/ 2 manzana laminada muy fina
  • Unas 8 cabezas de clavo
  • 1/2 cucharadita de Jengibre desecado
  • 3 ramas de canela
  • 1/2 cucharadita de anises
  • 5 cucharaditas de azúcar (o más, según tu nivel de golosería)
  • 5 cucharaditas de manzanilla
  • 6 cucharaditas de té negro: Assam, Ceylan o Pakistaní.

Preparación:

  • Pon a hervir el agua con todos los ingredientes salvo el té, déjala unos 5m. hirviendo, retira del fuego la tetera e incorpora el té, tenlo infusionando entre 5 y 7 m. según la intensidad que desees darle a la bebida. Fíltralo  y pásalo a otro recipiente que hayas previamente calentado. Sírvelo; lo ideal es tomarlo calentito pero frío también resulta muy bien mezclado con ron tostado o whiski.

Variaciones:

  • Puedes sustituir el agua por leche de coco, de soja o de vaca, o mezclar las diferentes leches, o poner agua y leche a partes iguales.
  • Puedes sustituir el azúcar por miel o sirope de arce.

Recuerda, tienes en tus manos una receta muy equilibrada gracias a la armonía que se genera entre el  té negro y la manzanilla, que contribuye a reducir la excitación que en algunas personas provoca la teína; a todo ello añadir las propiedades del resto de  los ingredientes ¡disfrútala!

Deja un comentario