Ensalada de brotes de té verde

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Se trata de eso: literalmente comer té. Piensa que la hoja de té verde está sin oxidar, y masticarla después de haber sido infusionada va a ser una fuente de vitaminas (A y E), clorofila y fibra, además de aportar un toque exótico a tu plato.  El té verde Sencha —uno de los más apreciados en Japón— es muy adecuado para ello. Se fabrica sin triturar las hojas, de manera que al infusionarlo, las hojas que nos vamos a comer se expanden de manera que podemos apreciarlas al completo.

Una opción muy interesante es preparar una taza de este té a media mañana (el Sencha de la cosecha de primavera es de muy alta calidad), ingerir una exquisita infusión rica en catequinas, teanina, cafeina, y vitamina C; apartar y cubrir las hojas húmedas y escurridas dejándolas reposar hasta que preparemos nuestra ensalada del medio día.

Ingredientes para 3 raciones:

  • 16 gramos de té verde Sencha, (equivalente a 4 cucharaditas cafeteras)
  • 125 gr. de brotes verdes (mezclún, canonigos, lechuga roja, rúcula, lechuga rizada…)
  • 1 pepino mediano
  • 9 «tomatitos» cherry medianos
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal del Himalaya
  • 1 cucharada sopera larga de pipas de calabaza
  • 1/2 cucharadita cafetera escasa de sésamo negro

Cómo prepararla en 10-15  minutos:

  • Preparar previamente el sencha, y dejar aparte las hojas que son las que utilizaremos en la ensalada
  • Separar e incorporar los brotes
  • Pelar y trocear en finas láminas el pepino
  • Dividir los tomatitos por la mitad y añadirlos
  • En un bol aparte colocar las hojas de té, a las que se les añade la sal y el aceite, remover e incorporar a la ensalada, (podemos hacer una variante añadiendo soja líquida en cuyo caso disminuiremos la sal)
  • Distribuir las pipas de calabaza, remover y espolvorear con el sésamo.
  • También se puede añadir un quesito mozzarela laminado, o queso fresco y tener un aporte extra de calcio y proteínas.