Crema de roquefort con gyokuro

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Otoño suena a hojas caídas, a renovación del tiempo y del estar, a recogerse tomando una tacita de aromático y reconfortante té caliente, cómo un exquisito gyokuro; a regalar al paladar

¿Te gustan los quesos? ¿Qué te parece poner un toque de exotismo a un entrante de tres estrellas?

Arrancamos con uno de los fuertes e intensos, el Roquefort, en este caso suavizado por el toque herbal del verde jade gyokuro, y la densidad untuosa del yogurt  griego.

El roquefort

El roquefort es un queso azul de leche de oveja, procedente de la zona central de Francia. Las ovejas que lo producen son las únicas capaces de adaptarse a las variables condiciones climáticas. Se elabora una pasta que se guarda en forma de bolas unos 5 meses, propiciando el crecimiento de los hongos que le dan su peculiar sabor.

Es rico en vitamina B2 y B5, siendo uno de los alimentos que más sodio y calcio contiene. Además de aportar: hierro, proteínas, fibra, potasio, yodo, zinc, carbohidratos, magnesio, vitamina A, vitamina B1, B3, B6, B7, B9, B12, vitamina C,D,E,K, y fósforo. 

Hoy te proponemos una combinación intensa y original, tamizada por la frescura del rocío que aporta el gyokuro, un té que como el queso que nos ocupa, también necesita de la oscuridad para desarrollarse.

Ingredientes:

  • 3 cucharaditas cafeteras de té verde gyokuro, 1 vaso de agua
  • 1 yogur griego natural de  unos 750gr.
  • 200 gr. de queso roquefort
  • Aceite de oliva virgen

Preparación:

  • Prepara el té con menos agua que de costumbre. Infusiona a unos 40º-50º y tenlo reposando un máximo de un minuto y medio. Ese té te lo puedes tomar, lo que nos interesa para la receta son las hojas humectadas.
  • Desmenuza el queso, mézclalo con el yogurt , e incorporale las hojas de té.
  • Añade un chorrito de aceite.
  • Bate bien la mezcla y ya puedes utilizarla en tostas. Si quieres crear una salsa aligéralo con más yogurt hasta que logres la consistencia deseada.