Bulgur con té y con verduras

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El té negro es un té que proviniendo de la misma planta que el resto de los tés, pasa por un procesado particular en el que la clave es la oxidación. Resultado de la cual se generan unos componentes complejos que dan al té negro su color, su aroma y su característico sabor. Esos componentes, entre otras muchas cosas, previenen la caries, relajan los vasos sanguíneos, protegen el sistema cardiovascular y ralentizan la oxidación del colesterol “bueno“. De ahí que si además de tomarlo en infusión lo integramos en la elaboración de otros alimentos conseguiremos un gran beneficio con un aporte de sabor diferente.

Ingredientes para 3 raciones:

  • 15 gramos de té negro, por ejemplo Assam
  • Aceite de oliva virgen para pasar al wok la verdura
  • 300 gramos de hojas de acelgas frescas limpias
  • Setas de cardillo frescas
  • Un par de ramas de apio fresco
  • 1 diente de ajo
  • 150 gramos de Bulgur grueso
  • 5 cucharaditas de café de almendra molida

Cómo prepararlo en 40 minutos:

  • Preparar el té negro (puede ser una segunda infusión). Dejar a parte.
  • Pasar al wok las verduras, primero las más duras y luego las más tiernas: el apio, las acelgas y las setas (éstas últimas con un poquito de ajo). Añadir un poquito de sal del Himalaya.
  • Poner a cocer el té con un poco de sal, cuando hierva añadir el bulgur, esperar a que esté cocido con un punto crujiente, retirar y escurrir.
  • Juntarlo todo en un wok y dar unas cuantas vueltas.
  • Sacar, servir y espolvorear con almendra picada.