Armonía, principio base de la Ceremonia Japonesa del té

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La Armonia (和 Wa), se encuentra entre el primero de los cuatro principios asentados por Sen no Rikyu en el siglo XVI, base del Cha no yu.

En primera instancia, en lo relativo a la Ceremonia en sí, la armonía se refiere a la establecida entre el anfitrión y los invitados, entre el dulce y el té, entre el té y el recipiente (el chawan);  armonía con uno mismo, con los demás y con el universo. Pero es un concepto que va mucho más allá de la propia Ceremonia y que forma parte del código social japonés, una noción muy ligada a la cortesía japonesa o Rei y a todo lo que supone guardar las formas.

Mantener la paz y la armonía en el grupo

El Wa, en el contexto social nipón podría definirse como la intención profundamente japonesa de mantener la paz y la armonía en el grupo, una armonía necesaria en las relaciones, por encima de toda lógica o emoción. Por eso, los nipones suelen ceder para garantizar la estabilidad, buscan el consenso para evitar el conflicto y no acostumbran a expresar disconformidad.

Frente al individualismo de occidente, los japoneses cuidan el no sobresalir, el mantener la armonía del grupo, son colectivistas, evitan el enfrentamiento manteniendo el equilibrio, haciendo si es preciso concesiones en pro del bien común,  anteponiendo los intereses del grupo a los personales.

Esta armonía se puede percibir en cualquier ámbito de la vida de un japonés: en la forma de hablar, en los gestos,en la decoración, en los negocios, en la comida, en los jardines, en los templos… y por supuesto en el Cha no yu donde el Wa establece un puente entre lo que pasa durante la Ceremonia, y como se percibe el universo en el Imperio del sol naciente, lo que cuando participamos en un Cha no yu, nos permite vivir una experiencia única en primera persona, mostrándonos un ancestral principio japonés.

Deja un comentario